• Lorena Fortolís

7 años aprendiendo.


La palabra 指導 Shido en japonés significa, orientar, mostrar, enseñar.

Ese DO 導, tiene la misma pronunciación del DO de Aikido 合氣道, sin embargo el Kanji no es el mismo, se escribe agregando el Kanji de mano.

Quien enseña, lleva de la mano al discípulo por el camino.

Hoy cumplo 7 años dando clases de Aikido, es muy poco tiempo, soy principiante como instructora y eso provoca que, como en todo aprendizaje, cometa muchos errores en el camino.

No es un proceso fácil pues sigo aprendiendo, es como interpretar dos papeles en la misma obra. Como alumna todo el tiempo pienso que soy un espejo, y no debo enfocarme en los errores que cometen mis compañeros sino en los que yo cometo, pues lo que siento un error en los otros, muy probablemente sea mi error. Como maestra, sucede algo similar, los errores que cometen mis alumnos son mis incapacidades de transmitir una enseñanza, pero aquí me toca guiar y si debo decir lo que pienso que está mal.

Es un constante pulir de espejo, sus errores son mis errores.

El maestro Tamura Nobuyoshi, escribió un libro donde plasma la importancia de la etiqueta en la transmisión del Aikido, menciona que el enseñante debe trabajar la forma técnica, pero también se debe esforzar en progresar en espíritu, carácter y conducta para abrir de forma correcta los ojos del corazón y así convertirse en un buen ejemplo ante la mirada de sus alumnos.

Habla de la pasión que hay que tener para guiar como hijos a los alumnos para ayudarles a avanzar en la forma correcta y corregir los defectos técnicos y espirituales siempre como una unidad.

Hoy son 7 años, mucha gente ha pasado por este tatami, algunos siguen desde el primer día y otros se han ido por distintas razones, también es duro pero necesario aprender a desapegarse.

Me siento feliz por el progreso que muestran muchos de los alumnos, cada uno a su ritmo y en distintos aspectos, pero también me siento triste, sé que he cometido muchos errores, que no he logrado transmitir el valor de lo más simple, en ese sentido me veo como un mal modelo, y me queda claro que tengo que pulir mucho de mi espejo ya que no he logrado un reflejo nítido.

Tengo mucho que trabajar, necesito más pasión, y sobre todo como dice Shimizu Sensei, tengo que ser “más estricta conmigo misma y más amable con los demás”, creo que en esa frustración de ver tanto ego anteponerse a los valores, he dejado crecer el mío olvidando ese principio.

Hoy celebro estos 7 años dándoles profundas gracias a cada uno de mis alumnos porque de verdad no dejan de enseñarme cada día. El camino es arduo y hay que superar los mayores enemigos del Budo: La vanidad, la soberbia, la ira, el miedo, la indecisión, el menosprecio, la descortesía, la fatiga, el hastío… superémonos a nosotros mismos y sigamos aprendiendo juntos buscando realmente la armonía con el universo.

Gracias por compartir el camino.

#Aikido #Enseñanza #Seirenkan #Tendoryu

59 vistas
  • Facebook icono social
  • Icono social Instagram
  • YouTube Social  Icon